Consideraciones para Iniciar un Criadero

En muchos lugares del mundo la cría de la chinchilla es de traspatio, con criaderos que albergan entre 5 y 10 colonias que no ocupan más de 20 metros cuadrados. Es la forma más comúnmente usada pues permite al criador aprovechar los espacios ociosos de su casa y le evita invertir en infraestructura.

Sin embargo, el tamaño de la granja depende en realidad de la cantidad de animales que desee criar y de la proyección de crecimiento que se quiera alcanzar, y no en base al espacio que se tiene disponible.

La producción de la chinchilla se lleva a cabo en colonias formadas por 6 hembras y 1 macho cada una. Lo más recomendable es iniciar con una batería, es decir, 5 colonias. Estos baterías tienen una dimensión de 2.15 mts de largo, 50 cm de profundidad y 1.50 mts de altura.

Es importante señalar que todos los criaderos son un caso particular y no se pueden hacer recomendaciones generales. La adaptación de cada criadero debe permitir que las chinchillas tengan un lugar amplio, limpio, bien iluminado y ventilado, con temperaturas entre 10° y 25° C.

Patricia Perrín, Socia fundadora de la Asociación, nos recuerda”No se van a hacer ricos de la noche a la mañana.”

Este no es un negocio para todos ya que requiere empeño, dedicación y compromiso, además del capital inicial invertido, hay que comprar alimento cada mes y durante dos años no habrá ingresos, ya que nos dedicaremos a hacer crecer el criadero, y solo habrá egresos.

Al llegar al punto de equilibrio, que cada quien se marca, y después de asistir a las reuniones y talleres que la asociación nos proporciona, estará usted capacitado para comenzar la venta de pieles. Que es la base de nuestro negocio.

Los puntos favorables es que la Chinchilla es un animal muy resistente, no tiene epizootias, por lo que no requiere vacunaciones ni instalaciones especiales. No suelen enfermarse y no lo atacan epidemias, como sucede con pollos y otros animales de granja.

En cuestión de alimentación, tan solo come 40 gramos de alimento balanceado al día, por lo que éste no es uno de los gastos principales.

La chinchilla es un animal al que el clima del altiplano mexicano le sienta de maravilla, no es resistente al calor, por lo que no se recomienda para las zonas cálidas o costeras.

Si después de leer esto, sigue interesado en la crianza de las chinchillas, contacte a cualquiera de nuestros socios, para que le amplíe la información. Cualquiera de nosotros está para servirle y le atenderá con gusto.